¡A combatir el estrés con estimulación visual y auditiva!

 

Por el Dr. Sergio Pasqualini, MN 39914

Mediante una estimulación visual y auditiva, se consigue armonizar el funcionamiento del organismo y disminuir los niveles de estrés.

Con el descubrimiento de que los hemisferios derecho e izquierdo operan independientemente, los científicos comprobaron que solo utilizamos una parte del cerebro, y fluctuando de un hemisferio a otro según la actividad que realicemos. Cada hemisferio recoge la misma información sensorial, pero la maneja de diferente modo. Los sincronizadores cerebrales permiten justamente la sincronización de las ondas cerebrales mediante una estimulación visual y auditiva, provocando una frecuencia similar a la que presenta el cerebro en estado de relajación profunda, armonizando el funcionamiento del organismo y disminuyendo los niveles de estrés.

El sistema nervioso, coordinador de todas las funciones del organismo ya que regula y dirige a todos los órganos, funciona relacionándonos con el exterior, atiende las necesidades vitales y responde a los estímulos. Es importante saber que el cerebro es el principal organizador de todos los procesos de detectar estímulos, transmitir información y coordinar el organismo. Así, la corteza cerebral procesa toda la información recibida, la coteja con la información que ya tiene acumulada y la transforma en material utilizable.

Hemisferios cerebrales

Los hemisferios del cerebro (tanto el derecho como el izquierdo) operan de modo independiente y distinto. Cada hemisferio recoge la misma información sensorial, pero la maneja y la procesa de diferente modo, en forma heterogénea. Normalmente, un hemisferio domina sobre el otro y en la mayoría de los casos entre los humanos (por el uso de las manos y el lenguaje) es el hemisferio izquierdo el predominante, el cual se ocupa de las matemáticas, la lógica, las ciencias y el lenguaje, entre otras cosas. Pero es relevante que el funcionamiento del cerebro sea visto como la integración de ambos hemisferios y que se produzca la integración del hemisferio derecho y sus cualidades (más intuitivo, con capacidad para estructurar las relaciones espaciales).

Según investigaciones

Los científicos han probado que en ciertos estados mentales extraordinarios, como en la meditación profunda o en momentos de intensa creatividad, ambos hemisferios cambian hacia un ritmo único y coherente, operando al unísono. Este estado ha sido denominado “sincronía” y está comprobado que ciertos instrumentos que estimulan el cerebro, como los sincronizadores cerebrales, pueden generar a través de estímulos sonoros y lumínicos ese estado, disminuyendo la actividad del hemisferio izquierdo y activando la del derecho para lograr esa sincronía. De esta forma, se alcanzan niveles de relajación profunda, como aquellos que logran alcanzar quienes tienen un fuerte dominio de la técnica de meditación.

El estrés se produce cuando las demandas del entorno superan los recursos disponibles de una persona y el cuerpo reacciona produciendo hormonas –como cortisol y adrenalina- que, presentes en exceso, generan en el organismo un desequilibrio en las demás hormonas afectando el normal funcionamiento del cuerpo.

La sincronía de los hemisferios lleva a alcanzar estados de relajación que permiten superar el estrés, el insomnio, la ansiedad, fortalecer el sistema inmune y la memoria y aumentar la creatividad, entre otros beneficios, mejorando así la calidad de vida.