3 mitos sobre la carne roja

  • No es bueno consumir carne vacuna todos los días. Falso: Incorporar una porción de carne roja o blanca por día ayuda a cubrir los requerimientos diarios de hierro. El tamaño de la porción dependerá de la edad, el género, el peso corporal y el estado de salud de cada persona.
  • Su consumo aumenta el riesgo cardiovascular y de cáncer. No necesariamente: El consumo moderado de cortes magros no supone riesgos. Si la persona presenta niveles de colesterol o triglicéridos altos, no necesita dejar de comer carne, pero si elegir cortes desgrasados y respetar el tamaño adecuado de la porción.
  • La carne roja es tan mala como los fiambres y embutidos. No es así: La composición nutricional no es la misma, ya que los fiambres contienen más grasa, colesterol, sodio y calorías, y no deben consumirse con regularidad como sí pueden consumirse los cortes de carne magros.