9 falsas creencias sobre la alimentación

La alimentación es una necesidad biológica pero que también cuenta con una gran influencia cultural y social que no siempre es correcta y que fomenta los famosos “mitos alimentarios”. Teresa Cóccaro, Licenciada en Nutrición del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (INEBA) desentraña las falsas creencias más comunes:

“Hay alimentos buenos y malos”. FALSO: La calidad es importante a la hora de elegir pero se puede comer todo tipo de alimentos, siempre y cuando se controle la porción.

“El agua engorda si se la toma durante la comida”. INCORRECTO: El agua no aporta calorías.

“Las frutas después de almorzar o cenar, engordan”. NO ES ASÍ: Lo ideal es ingerir hasta cuatro frutas diarias y se las puede comer en cualquier momento del día.

“Comer una nuez a la mañana cura el colesterol”. ES MENTIRA: Los alimentos no curan sino que ayudan a prevenir enfermedades.

“Tomar jugo de limón o de cítricos por la mañana, en ayunas, quema las grasas”. ES UN MITO: Los cítricos por su alto aporte de vitamina C aumentan las defensas pero no queman grasas.

“El pan integral o de salvado engorda menos que el blanco”. FALSO: La diferencia entre el plan blanco y el negro es el beneficio sobre la salud que aporta la fibra presente en este último.

“La banana no se puede comer si se está haciendo dieta”. ABSOLUTAMENTE FALSO: Una banana diaria está permitida en cualquier régimen hipocalórico.

“Ayunar después de un evento donde se comió de manera calórica adelgaza”. ES UN GRAVE ERROR: Luego de un evento, lo más adecuado es volver al carril de la dieta o de la alimentación saludable, tomar abundante agua y realizar ejercicio.

“Mezclar proteínas con hidratos de carbono engorda”. ES UN MITO: No se deben hacer dietas disociadas. Se debe controlar la cantidad de lo que se consume, sin dejar de lado ningún nutriente.