4 causas de la osteocondritis esternocostal

La inflamación de los cartílagos de las costillas, también conocida como osteocondritis esternocostal, puede asociarse a los siguientes factores:

* Presión o golpes en las costillas: Cargar objetos pesados, realizar un esfuerzo físico importante, sufrir caídas o choques accidentales al practicar deporte suelen ser la causa de este fuerte dolor torácico.

* Dormir en posiciones inadecuadas: Acostarse sobre un costado o boca abajo puede ocasionar presión extra en la caja torácica, dificultando su expansión y afectando al cartílago costal.

* Tener tuberculosis: Esta infección en las vías respiratorias genera tos persistente, fiebre, escalofríos, fatiga y pérdida de peso, pero en ocasiones también afecta a las articulaciones (tuberculosis osteoarticular o condropatía tuberosa).

* Enfermedades sistémicas: Aunque menos frecuente, la osteocondritis esternocostal también se presenta en quienes sufren padecimientos que afectan a varios órganos del cuerpo y se relacionan con inflamación, como artritis reumatoide, artritis psoriásica y lupus eritematoso sistémico.