4 consejos para cuidar el cepillo de dientes

Los cepillos dentales pueden cultivar gérmenes, hongos y bacterias. Para evitarlos tenga en cuenta:

  • Después de usar el cepillo, sacúdalo con fuerza bajo el chorro del agua, y colóquelo en posición vertical para que se ventile y se seque con el aire. Si más de un cepillo es almacenado en el mismo lugar, manténgalos separados entre sí para prevenir la infección cruzada de virus y bacterias (gripe o catarro, por ejemplo).
  • Cambiarlo cada tres meses: Estudios han demostrado que después de tres meses de uso regular, un cepillo es menos efectivo para remover la placa de los dientes y de las encías en comparación con uno nuevo. Las cerdas pierden resistencia y efectividad para llegar a las áreas difíciles de alcanzar.
  • También es importante cambiar el cepillo de dientes después de un resfriado, una gripe o una infección bucal o de garganta, debido a que los gérmenes pueden esconderse en las cerdas y reactivar la infección.
  • Durante un viaje, un protector plástico puede evitar que las cerdas sean aplastadas dentro del equipaje. Sin embargo, después del cepillado, deberá ventilar y secar bien el cepillo para reducir la formación de gérmenes.