Una nueva inmunoterapia combate cánceres de pulmón y vejiga

Dos nuevos tratamientos para el cáncer que acaban de aprobarse en Argentina, atezolizumab y alectinib. Los nuevos fármacos son una inmunoterapia anti PD-L1, indicada tanto en un tipo de cáncer de pulmón como en cáncer de vejiga metastásico, y una terapia dirigida para un subtipo de cáncer de pulmón con la alteración genética ALK.

El cáncer de pulmón es el más mortal de todos los cánceres, siendo responsable de 20% de los fallecimientos por esta enfermedad. En el mundo se producen anualmente unos 1,8 millones de casos. Se lo clasifica según el tamaño de las células bajo el microscopio y el tipo más común es el “cáncer de pulmón de células no pequeñas” (CPCNP) que representa el 85% de los casos.

A partir de 2004, la biología molecular revolucionó el conocimiento de esta enfermedad al hallar que el cáncer de pulmón de células no pequeñas era causado por múltiples y diversas alteraciones genéticas (tales como ALK, EGFR, KRAS y otras). Al descubrir la existencia de múltiples tipos de cáncer de pulmón desde el punto de vista molecular, se comenzaron a desarrollar tratamientos específicos dirigidos a cada alteración o grupo de alteraciones genéticas.

La revolución de las inmunoterapias 

El Dr. Claudio Martin, a cargo del área de Tumores de Pulmón del Instituto Alexander Fleming y del Hospital María Ferrer, explicó que “en la actualidad es posible diferenciar muchos tipos de tumores en base a sus modificaciones genéticas, y hay que hacer un test genético que permita establecer cuál es el tratamiento que tendrá más impacto. Este es un cambio que ocurrió en los últimos seis o siete años; cada vez encontramos más vías o ‘calles’ por donde va el tumor, y tenemos más medicaciones; anteriormente, teníamos a todos los pacientes con quimioterapia y no podíamos individualizar el tratamiento”.

Con las terapias dirigidas, en cáncer de pulmón, “el beneficio es mucho mayor que con quimioterapia, la toxicidad es mucho menor, y lo que ha cambiado es que ahora hay una tendencia a la cronificación de la enfermedad, mientras que antes la expectativa de supervivencia era muy pobre, aún con quimioterapia”, aclaró el especialista.

 

En cáncer de vejiga, por su parte, se encuentra entre los 10 tipos de cáncer más comunes en el mundo y cada año mueren por esta afección unas 165 mil personas.

Según datos de 2012, en Argentina, causó más de mil decesos y se registraron más de 3,5 mil casos. Hacía más de 30 años que no había nuevas opciones terapéuticas para los estadios más avanzados de la enfermedad, y el surgimiento de las inmunoterapias representa la primera alternativa de tratamiento en décadas.

El Dr. Juan Pablo Sade, a cargo del área de Tumores Urológicos del Instituto Alexander Fleming, explicó que para  los pacientes con cáncer de vejiga metastásico “ la droga fundamental para ellos se llama cisplatino, y data de los años ’70.  El tratamiento es insuficiente, somete al paciente a un número importante de efectos adversos, deteriora su calidad de vida y la duración de la efectividad es corta.”

La aprobación de esta inmunoterapia “viene a mejorar muchos de estos problemas, ya que es un tratamiento excelentemente tolerado, muy efectivo en un número considerable de pacientes, con larga duración, así que sin duda ha mejorado en muchos aspectos lo que teníamos hasta ahora”, comentó el especialista.