Cuidados a tener en cuenta cuando se pone el cuerpo en movimiento

El deporte proporciona múltiples beneficios para la salud; sin embargo, antes de empezar debe tener en cuenta algunos puntos fundamentales.
Es significativo entender que durante la práctica deportiva el organismo y el aparato cardiovascular son sometidos a modificaciones fisiológicas, entre las cuales se observan el aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, la vasodilatación periférica, el aumento del consumo de oxígeno, el incremento del tono simpático y de las catecolaminas circulantes y el aumento de la contractilidad miocárdica, entre otras.
La actividad física debe comenzar con un correcto chequeo médico. El mismo debe incluir un examen físico, anamnesis y estudios complementarios. El objetivo de este control, previo a la participación deportiva, es detectar patologías que predispongan a desencadenar un evento de muerte súbita o alteraciones que puedan agravarse frente a la sobrecarga del aparato cardiovascular secundario a la actividad física intensa.
Detectar alteraciones cardiovasculares asintomáticas u ocultas es vital, así como también poder aconsejar a cada paciente en particular sobre el tipo de actividad física a efectuar.
Entre algunas de las recomendaciones generales que se pueden ofrecer a los pacientes se encuentran:
•Elegir correctamente el deporte a realizar
•Tener un descanso apropiado (se sugieren ocho horas de sueño diario)
•Contar con una alimentación sana, equilibrada y variada
•Estar correctamente hidratado
•No ejercitarse en ayuna y tampoco con el estómago lleno (se aconseja realizar la última ingesta entre 60 y 90 minutos previo a la práctica deportiva)
•Contar con el calzado y la vestimenta adecuada para cada deporte
•Hacer una buena entrada en calor
•Planificar el trabajo a realizar en cada entrenamiento (relación entre frecuencia/intensidad y duración de los mismos)
•Estirar y elongar los músculos adecuadamente.

Asesoró: Dr. Carlos Reguera (M.N. 121.107), médico cardiólogo