Cuidarse en las comidas sin descuidar el bolsillo

Los productos dietéticos están en la mira ya que por su cualidad de “verdes” muchas veces llegan a costar el doble que su versión estándar. Esto puede ser una objeción recurrente en el momento de comprometerse con un programa de alimentación saludable que lo ayude a verse y sentirse mejor.
Sin embargo, existen muchas opciones y hábitos de consumo que ayudan a gastar menos cuando se busca corregir conductas alimenticias. “Tener buenas costumbres a la hora de elegir lo que comemos es importante en el corto y en el largo plazo, por eso es necesario adecuarnos para seguir comiendo de manera saludable más allá de los vaivenes económicos”, recomienda la Dra. Andrea Miranda.

Estrategias para cuidar el presupuesto
Planificar las comidas: saber de antemano lo que va a comer ayuda a ordenar su alimentación y a programar las compras de una manera eficiente. Esto evita el pago de sobreprecios en los comercios de cercanía y que se tiente con opciones de último minuto.
Buscar precios: cada verdulería y cada supermercado maneja precios distintos, por eso es importante recorrer locales para evitar abusos y precios remarcados. Una buena opción es buscar las ferias que, en general, una vez por semana, se hacen en casi todos los barrios y hacer una compra que dure varios días.
Compras al por mayor: esto aplica para todos los productos que se consumen a diario en un hogar, pero especialmente a aquellos ítems que se repiten en un programa de nutrición saludable como las colaciones, que se consumen incluso varias veces al día. De esta manera se puede ahorrar comprando productos con vencimientos extendidos como gelatinas light o leche en polvo descremada para cortar la infusiones.
Elegir frutas y verduras de estación: una buena forma de ahorrar algunos pesos en la verdulería –y consumir productos de mejor calidad– es elegir las frutas y verduras de estación.
Comprar al productor: existen productores rurales que por una fracción del precio que se comercializan en un supermercado ofrecen alimentos de alta calidad. Este es el caso de los productos de granja como quesos y huevos e incluso de quienes venden frutos secos. Al evitar a los intermediarios, el precio de lo que se consume baja de manera considerable.
Aprovechar la colación económica: un gran aliado para descender de peso en forma saludable es el turrón. Se consigue tanto en supermercados como en kioscos, algunos de los cuales ofrecen promociones por cantidad. El turrón es un snack de pocas calorías que aporta saciedad y ayuda a llegar con menos hambre a la próxima comida.

Asesoró: Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN. 149.634), médica nutricionista