Uñas encarnadas: elimínelas en 6 pasos

  • Remojar el dedo afectado con cinco gotas de tintura de caléndula diluida en media taza de agua caliente por 15 minutos. Luego, envolver el dedo del pie en un trozo de tela de lino.
  • Colocar el pie en un recipiente que contenga vinagre y sumergir por 20 minutos. Luego secar el pie y poner un algodón empapado con agua oxigenada sobre la uña encarnada y las partes blandas del dedo. Dejar colocado toda la noche.
  • Masajear con suavidad la zona afectada, con la ayuda de un poco de aceite de almendra. Si existe infección, añadir también una gota de aceite esencial de árbol de té, ya que tiene propiedades antibióticas.
  • Cortar un limón por la mitad y abrir un hueco en el medio para introducir el dedo afectado. Dejarlo allí durante 20 minutos.
  • Lavar, picar y machacar una zanahoria hasta lograr una pasta la cual debe colocarse sobre la zona afectada.
  • Sumergir el pie afectado en una infusión de tomillo, lo que ayudará a combatir las inflamaciones, las infecciones y a calmar el dolor que genera una uña encarnada.