Día mundial de la diabetes

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes con el fin de concientizar sobre esta enfermedad.
“Hasta el 70 por ciento de los casos de diabetes de tipo 2 pueden prevenirse si se adopta un estilo de vida saludable”, dice el Dr. Carlos Reguera, médico cardiólogo y Jefe del área de Medicina Preventiva y Cardiología de INEBA.
La diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular en el mundo. En Argentina, se estima que uno de cada 10 personas mayores de 18 años padece diabetes y al menos el 60 por ciento de ellos no alcanzan los objetivos de control glucémico recomendados.

Recomendaciones para prevenir complicaciones

• Controlar periódicamente los niveles de azúcar: muchas personas padecen de síndrome metabólico (“pre-diabetes”) o diabetes y no tienen noción de ello (dado que en muchos casos es una enfermedad silente). Un examen de los niveles de azúcar en la sangre sirve para saberlo.

• Prestar atención al estilo de vida y evitar el sedentarismo. Al menos 30 minutos de ejercicio ya sea aeróbico o simples actividades como bailar, caminar a paso ligero, puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en un 30%.

• Cuidar la alimentación: es necesario tener una alimentación saludable. Tratar de consumir menos grasas saturadas (no más del 10%), comer más vegetales, fibras, frutas frescas, granos enteros, omega 3. Reducir el tamaño de la porción y dividir las comidas a lo largo del día disminuye el riesgo de obesidad y diabetes (no realizar ayunos prolongados, ni saltear comidas principales).

• No fumar: los fumadores duplican sus posibilidades de desarrollar diabetes.

• Reducir la ingesta de alcohol: beber grandes cantidades no aporta nutrientes (calorías vacías), por lo general los bebedores son propensos a subir de peso. Con la obesidad, el riesgo de diabetes se incrementa.

• Dormir bien: una buena noche de sueño de al menos siete u ocho horas al día debería ser un deber. Dormir bien mantiene altos los niveles de energía durante el día, y más importante aún, reduce los antojos de comida chatarra.

• Manejar mejor el estrés: estudios muestran que las hormonas del estrés alteran directamente los niveles de glucosa en la sangre e incrementan el riesgo de diabetes. Para reducirlo se puede practicar meditación, yoga, escuchar música o realizar cualquier actividad que a uno le haga bien.

• Chequearse regularmente: mientras envejecemos, somos más propensos, a padecer hipertensión arterial, diabetes, enfermedades del corazón u otros problemas de salud. Por lo tanto, lo mejor es realizar un chequeo preventivo anual, particularmente después de los 45 años.

Asesoró: Carlos Reguera, médico cardiólogo