8 respuestas para saber qué es el hígado graso  

 

  1. ¿Qué es el hígado graso? 
    Es la acumulación de grasa en las células hepáticas (hepatocitos). Otro término frecuentemente utilizado para llamar esta condición es infiltración de grasa en el hígado o esteatosis. Se presenta entre el 10 a 24% de la población.

 

  1. ¿Qué lo origina?
    La acumulación de grasa en el hígado puede verse en las siguientes condiciones:
    – Síndrome metabólico.
    – Desnutrición.
    – Pérdida rápida de peso.
    – Ingesta excesiva de alcohol.
    – Corticoesteroides.
    – Estrógenos sintéticos.
    – Aspirina.
    – Cocaína.
    – Medicamentos antirretrovirales.
    – Lipodistrofias.
    – Enfermedad hepática aguda del embarazo.
    – Enfermedades inflamatorias intestinales.
    – Diverticulosis con sobrepoblación bacteriana.
    – Virus de la inmunodeficiencia humana.
    – Virus C de la hepatitis.
    – Tuberculosis.
    – Cirugía para obesidad.

 

  1. ¿Cuáles son los factores de riesgo?
    La presencia de diabetes mellitus tipo 2, la obesidad, sobre todo a nivel del tronco, el aumento de triglicéridos y una historia familiar de esteatosis o esteatohepatitis son algunos de los factores más comúnmente asociados a esta enfermedad.

 

  1. ¿Cuáles son los síntomas?
    El hígado graso generalmente se sospecha en los pacientes con enfermedades o condiciones descritas anteriormente. En la mayoría de los casos el paciente se encuentra asintomático; pero puede presentar fatiga, sensación de “llenura” abdominal o puede presentar aumento de tamaño del hígado.

 

  1. ¿Cómo se hace el diagnóstico? 
    Varios estudios han demostrado que el hígado graso es la causa más común del aumento de enzimas hepáticas en los exámenes sanguíneos de rutina. Pueden encontrarse otras alteraciones sugestivas de disfunción hepática avanzada, como son aumento de bilirrubinas y disminución de las proteínas sanguíneas.

Las imágenes por ultrasonido o tomografía computarizada nos pueden sugerir la presencia de un hígado graso. En el ultrasonido, el hígado graso produce una imagen clara (brillante) y un patrón ondulado. En la tomografía computarizada se observa un hígado con menor densidad que el normal. La resonancia magnética nuclear con espectroscopia permite cuantificar la infiltración de grasa al hígado.

Para saber con seguridad si un paciente tiene hígado graso se requiere de la toma de una biopsia hepática, la cual también nos permite investigar el avance de la enfermedad.

 

  1. ¿Cómo se acumula grasa en el hígado?
    La patogénesis no es del todo conocida. Probablemente, la teoría más aceptada es la de los “dos golpes”. Todo comienza con la acumulación de grasa en el hígado (primer golpe), lo que conduce a un estrés oxidativo (segundo golpe) que produce inflamación en el hígado. La acumulación de grasa se produce por la resistencia a la insulina que lleva a la acumulación de tri­glicéridos en el hígado. Su acumulación en el hepatocito ocasiona cambios a nivel de la mitocondria, que lleva a fa­lla funcional y producción de radicales libres, que a su vez producen estrés oxidativo, lo cual lleva a la inducción de una respuesta inflamatoria con el riesgo de fibrogénesis.

 

  1. ¿Puede originar otras enfermedades hepáticas?
    Es común encontrarlo en pacientes con sobrepeso o con diabetes mellitus. Los pacientes que tienen durante varios años una alta ingestión de alcohol pueden desarrollar un hígado graso.
    Se considera que 3 de cada 10 pacientes con esteatosis pueden evolucionar a una forma más grave de daño hepático, inflamando las células del hígado, fenómeno llamado esteatohepatitis. Esta condición con el tiempo puede evolucionar y el paciente puede desarrollar cirrosis (hígado cicatrizado).

 

  1. ¿Cuál es el tratamiento?
    Se recomienda que los pacientes diabéticos y con obesidad tengan un adecuado control de sus padecimientos. Debido a que una disminución acelerada del peso puede ser nociva para el hígado, se ha recomendado una disminución paulatina de peso de 500 g por semana en niños y de 1600 g en adultos.
    Ningún medicamento ha probado reducir 100% el acúmulo de grasa en el hígado. Algunos medicamentos que se utilizan son: Vitamina E, metformina, gemfibrozil, ácido ursodeoxicólico, betaína, entre otros.

 

Fuente: Asociación Mexicana de Hepatología y Sociedad Latinoamericana de Gastroente­rología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*