Para el dolor de cadera, use terapias de calor y frío

El uso de calor o frío en forma temporal puede reducir la rigidez y el dolor en la artrosis, la bursitis y la mialgia  de cadera y tiene la ventaja de hacerlo por medios físicos, sin incorporar drogas al organismo. Lo recomendable es usar dos veces al día este método durante una semana y observar los resultados.

Usted debe encontrar qué es lo que más le funciona: Para algunas personas, el calor funciona mejor, para otras, el frío.

El calor puede ser útil para combatir la rigidez, para que sea más fácil levantarse a la mañana o hacer ejercicios. Es muy apropiado aplicar un poco de calor antes de ponerse una crema analgésica en la zona, porque se potencia el efecto. Existen diferentes maneras de aplicarlo, incluyendo un baño tibio, una almohadilla eléctrica, lámparas infrarrojas, una frazada eléctrica, compresas calientes, bolsas de agua caliente, un baño de parafina que usa cera derretida y aceite mineral.

El frío, por su parte,  puede ayudar a reducir la hinchazón y aliviar los espasmos musculares, si se ha hecho un gran esfuerzo y la zona se inflamó.  Es especialmente útil para la inflamación aguda o la hinchazón.

Existen diversas maneras para aplicar el frío, incluyendo compresas frías, bolsas con hielo, gel frío, y hasta el uso de una bolsa de vegetales congelados envuelta en una toalla.

Algunas personas encuentran que lo que mejor les resulta es combinar el calor y el frío. Para ello, puede alternar 20 minutos de almohadilla con 20 minutos de bolsita de hielo.

Al usar frío o calor debe tener cuidado con algunas cosas:

  • Nunca use ninguno de los dos métodos por más de 15 a 20 minutos.
  • Siempre coloque un trozo de tela o una toalla entre su piel y la compresa caliente o fría.
  • No use pomadas de mentol con el calor; podría quemarse.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*