Secretos de una buena higiene íntima femenina

Una buena higiene íntima es fundamental no solo para evitar olores fuertes y desagradables, sino también para prevenir infecciones y flujos indeseados. La correcta higiene genital no tiene como finalidad esterilizar la zona genital colonizada de bacterias, sino remover los residuos orgánicos y los detritus celulares sin causar un daño en la capa hidrolípidica.
Las duchas vaginales y/o los baños de asiento no están recomendadas, salvo en casos de indicación médica específica.

Hábitos a seguir
•Previo al aseo y luego de finalizar, lavarse las manos con jabón.
•Lavar la zona genital, la vulva, la región pubiana, la región perianal y perineal y los surcos inguino-femorales con agua corriente y productos adecuados. La higiene de la zona se puede hacer de una a tres veces al día.
•Realizar movimientos circulares suaves que eviten traer el contenido perianal a la región vulvar (de adelante hacia atrás) por no más de dos minutos.
•El aseo debe incluir los surcos interlabiales (área ubicada entre los pequeños y grandes labios) y el prepucio clitoridiano.
•Posteriormente, se deben secar cuidadosamente las áreas lavadas, de forma suave, con toallas de algodón secas y limpias.
•Para el aseo íntimo se recomienda utilizar productos apropiados, hipoalergénicos, con un poder detergente leve y de un pH ácido (4,2 a 5,6).
•Evitar la introducción de sustancias en la cavidad vaginal.
•La limpieza íntima puede realizarse durante el baño corporal diario.

Asesoró: Dra. Laura Fleider – MN 72777 – Médica ginecóloga del Hospital de Clínicas José de San Martín – Docente de Ginecología de la Universidad de Buenos Aires

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*