Examine usted misma sus mamas en 3 pasos

Al menos una vez al mes, todas las mujeres deberían realizarse una autoexploración mamaria. Aquellas que estén en edad fértil deberían practicarla preferentemente una semana después de que ha finalizado la menstruación. Para hacerla correctamente, siga los siguientes pasos:

  • Inspección visual: Parada frente a un espejo y con las manos a los costados del cuerpo, observe sus senos. Compruebe que el contorno del pecho es regular, que no existe bultos, durezas, ulceraciones, eczemas, ni secreción de ningún tipo por los pezones. Hacer esto mismo con los brazos sobre la cabeza y luego con las manos en la cadera.
  • Palpación en la ducha: Con la mano derecha gire los dedos (extendidos y juntos) alrededor del seno izquierdo en el sentido de las agujas del reloj. Empiece por el pezón hasta abarcar todo el seno. Hágalo después de arriba abajo y de lado a lado. Repita este paso con el otro seno, buscando posibles bultos.
  • Palpación acostada: Acostada boca arriba, con una almohada bajo el hombro izquierdo, y con el brazo izquierdo por encima de la cabeza, repita el procedimiento anterior, explorando también las axilas, huecos de las clavículas y base del cuello.

¡Atención! Si encontrará alguna anomalía, debe visitar a un ginecólogo para que le realice los estudios necesarios para un diagnóstico preciso. También es importante consultar si observa:

  • Cambio de color y textura de la piel.
  • Abultamientos (nódulos).
  • Endurecimientos, hundimiento del pezón o de la piel.
  • Enrojecimiento o rugosidad del pezón.
  • Secreción oscura o sanguinolenta del pezón.
  • Aumento de los ganglios linfáticos de las axilas.
  • Cambio de tamaño en uno de los pechos.